Escuchando al niño que llevas dentro.

Ya te he hablado del niño interior. No se trata de ser inmaduro, como se dice comúnmente, eso es otra cosa. Se trata de no perder la escencia maravillosa que hace a los niños seres completamente auténticos. 

¿Cuándo fue la última vez que disfrutaste de tu postre favorito sin culpa o prisas?
¿Hace cuánto que no te ríes a carcajadas por cosas sencillas?
¿Ya observaste con detenimiento tu jardín o el lugar donde todos los dias pasas?
¿Ya viste las estrellas o la forma de las nubes?



Puede sonar simplista, cliché, etc., pero creeme que es la capacidad de conectar con el presente, la naturaleza y la magnitud de la vida cuando todo lo demás, aunque sea por un instante deja de importar. Los niños lo saben, pero los adultos los vamos moldeando hasta que un día, dejan de conectar con su instinto.  

Hoy te invito a que celebres a tu niñ@, tu elige cómo, y hazlo 365 días.


Suscríbete

Suscríbete

Descubre 5 formas de mejorar tu estado de ánimo Gratuitamente

Recibe una estrategia por cinco días en tu email. Después tendrás un artículo semanal y mucho más.